• Reír: Una gran terapia

    Hace un mes que acabé la radioterapia. Los quince primeros días fueron bastante duros, porque una vez acabas el tratamiento, piensas que te pondrás bien al instante, pero no es así. Pasé días con mucho agotamiento, cansancio, sin energía y pérdida de apetito, porque la radioterapia sigue destruyendo células, de una manera más concentrada en…