SONRÍE, ¡HOY EMPIEZA UNA NUEVA VIDA!

Trabajar entre la vida y la muerte, te ayuda a situarte en la vida...

Trabajar entre la vida y la muerte, te ayuda a situarte en la vida...

Estoy con Imma Repullo de 37 años, enfermera del ICO (Institut Català d’Oncologia) mi primera enfermera, en mi primera sesión de quimioterapia. Es agradable y humana, me explicó todo con mucha delicadeza, es un reflejo de cómo te hacen sentir los profesionales sanitarios del ICO. Imma nos habla de cómo es el Hospital de Día (la sala donde se hacen las sesiones de quimioterapia) y cómo hacen su trabajo las enfermeras y auxiliares del ICO. Hola Imma, ¿cuéntanos como es la rutina diaria de las enfermeras en el ICO? Lo primero que hacemos son las analíticas de los pacientes de oncología, si salen bien, pueden empezar hacer el tratamiento. Tenemos el Hospital de DIA 1 (arriba) somos 3 enfermeras aquí empezamos a las 8:00h y el Hospital de DIA 2 (abajo) somos dos, que en este se empieza a las 8:30h. Cada una se va al lugar que le toca, y ya empezamos con las analíticas y tratamientos, a colocar las bolsas, pinchar, hablar un poquito con los pacientes… En el Hospital de Día, habrás visto todo tipo de cáncer. ¿Cómo es el día a día en la lucha por ayudar a tratar a los que luchan con esta enfermedad? Hay personas que por algún motivo, te marcan más que otras, por afinidad, por edad o porque tiene alguna situación similar a la tuya, y el día a día con ellas, a veces te afecta, sino…no seríamos humanos. Pero también, cuando salimos del trabajo intentamos dejar los sentimientos y no llevarlos a casa, ya que no podríamos hacer nuestra faena, no podríamos vivir. En mi caso, me ayuda mucho, me hace tocar con los pies en el suelo, porque si me preocupa algo del día a día, al trabajar donde trabajo, me ayuda a neutralizarlo todo, y separar lo que es importante de lo que no. Trabajar “entre la vida y la muerte” te ayuda a situarte en la vida. Esta es una parte muy positiva que tiene mi faena. Al Tratar con los enfermos de cáncer, coges afinidad, porque algunos pasan una larga temporada por el tratamiento que tienen que hacer. Pero si al final no acaba bien, te sabe muy mal, y hemos llorado muchas veces. Cuando nos sentamos en la butaca para realizar la sesión de quimio, siempre nos preguntáis cómo nos ha ido durante la semana. Los pacientes también a veces os hacemos preguntas de dudas que tenemos. ¿Cuáles son las consultas más frecuentes que te hacen los pacientes? La más común es la caída del pelo. Es muy importante el primer día hablar con los pacientes, y explicarles un poquito todo. Porque no todos los tratamientos de quimioterapia hacen caer el pelo. Otra pregunta es sobre las náuseas, pero hoy en día esto está bastante cubierto con la medicación. También suelen preguntar si se quedaran muy infladas, porque como se da mucha cortisona, la gente le preocupa el aspecto físico. Si podrán hacer vida normal… Por eso el primer día, nosotros damos toda la información que podemos, aunque preguntamos que quieren saber, para no agobiarlos mucho, ya que también tienen la información que los médicos han dado. Y otra de las preguntas frecuentes es: ¿me moriré?, y yo siempre intento decirles: morirnos nos moriremos todos, ¿cuándo? No lo sabemos. Se hace el tratamiento para mejorar tu situación, tu enfermedad, pero no te puedo decir si te morirás ni el médico tampoco. En la sala de quimioterapia, se respira un ambiente agradable, incluso de bienestar y acogedor. El trato personal sanitario es excelente. Cuando un paciente llega por primera vez, no sabe que se va a encontrar y vamos con mucho temor, pero nos encontramos con esa sorpresa. ¿Cómo hacéis que de una enfermedad tan grave, como el cáncer, con un tratamiento tan agresivo, se pueda crear un ambiente tan agradable? El equipo que hay en el Hospital de Día nos llevamos muy bien, hay buen compañerismo y cuando trabajas con gente que confías en ellas, es muy importante, y eso se nota. Hacemos un gran equipo y se transmite. También cuando haces una faena que te gusta y te apasiona eso no se paga con dinero… no la cambiaría por nada. Soy privilegiada, porque me encanta mi faena, estoy bien en mi equipo de trabajo, y todo esto se nota de cara a los pacientes. ¿Crees que tener una actitud positiva ayuda a combatir esta enfermedad? Creo que sí. Es como todo en la vida, el vaso puede estar medio lleno, pero depende como te lo mires puede estar más o menos lleno, la medida del vaso es la misma. Cuando tienes un problema en la vida, por un accidente, porque has tenido un divorcio o enfermedad, todos pasamos momentos malos en la vida, y creo que una actitud positiva siempre te ayuda. De las cosas duras se pueden sacar cosas muy bonitas. Y ahora no hablo como profesional, sino como persona. Cuando todo va bien va bien, valorar el estar y el ahora, de tener siempre un poco de más conciencia del tiempo del momento, de lo que estás haciendo ahora. Tener una actitud positiva ayuda mucho. Las sesiones de quimioterapia, recuerdo que al principio había llegado a estar 6 horas y después se fue reduciendo un poco el tiempo. ¿Hasta cuanto puede llegar una sesión de quimioterapia? ¿Qué lo determina? Depende, los pacientes del Hospital de Día pueden llegar hacer hasta  8/9 horas, normalmente estos tratamientos se hacen en una habitación, ya que son largos y también porque tienen que ir mucho al lavabo. Los tratamientos más largos están en planta. Hay diferentes tipos de cáncer y diferentes tipos de tratamientos. Antes has comentado que te apasiona tu trabajo ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? Personalmente, me hace tocar de pies en el suelo, he aprendido mucho en oncología. El compañerismo, bueno… me gusta todo de mi trabajo (risas…), ahora mismo no lo cambiaría. Como he dicho antes, soy una privilegiada de mi faena. Para acabar, tú con lo positiva que eres, ¿Podrías dar un mensaje positivo a los pacientes con cáncer? Ánimos, que hay que tirar para adelante, la valentía que mostráis y tenéis es de admirar. Salen muchos tratamientos nuevos y con el tiempo esta enfermedad será como una diabetes. Los tratamientos que están saliendo y los que están por salir, habrá un cambio muy importante. ¿Consejos? Darías más vosotros a nosotros, porque la valentía que demostráis es de admirar.                                                                                                                                                       Hospital de Día 1

Hospital de Día 2